383 razones para implementar productos financieros verdes

31 de agosto de 2017

Gladys Rafaela Martínez siempre usaba gas y carbón para cocinar: combustibles contaminantes y dañinos para la salud, y más caros que la electricidad, que es particularmente asequible en Paraguay. Pero gracias a un producto de financiamiento ofrecido por su institución financiera, la Fundación Paraguaya, pudo adquirir una cocina a inducción, mucho más eficiente y segura. 

Este producto financiero verde de Fundación Paraguaya es resultado de un proyecto de eficiencia energética financiado por el programa EcoMicro del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y ejecutado mediante un convenio entre las empresas canadienses Econoler y Développement international Desjardins (DID). 

Juntos, Econoler y DID:

  • llevaron a cabo un estudio de mercado exhaustivo de varios grupos de mujeres y proveedores;
  • crearon un producto de crédito que facilita la adquisición de tecnología más respetuosa del medio ambiente;
  • capacitaron al personal de la Fundación Paraguaya;
  • ofrecieron apoyo operativo durante la fase piloto del proyecto. 

Una transición facilitada 

Con esta iniciativa, la Fundación Paraguaya facilita en gran medida la transición a la cocción por inducción, ya que:

  • se encarga de identificar a un proveedor fiable y negocia con este un costo preferencial para sus clientes, así como una garantía para los artefactos;
  • ofrece a sus clientes toda la información necesaria sobre el funcionamiento y las ventajas de la cocción por inducción y garantiza que tengan la capacidad de reembolsar su préstamo;
  • combina en una sola etapa la obtención del préstamo y la compra de la cocina a inducción, junto con ollas compatibles con este método de cocción. 

Tras la fase piloto, 383 mujeres se habían pasado a las cocinas a inducción para reducir su huella medioambiental, preservar su salud y velar por la seguridad de su familia, así como para hacer ahorros importantes. 

Resultado de este proyecto piloto: ahorros de energía anuales del orden de los PYG 83 millones, lo que representa cerca de CAD 20 000, y una reducción anual de las emisiones de CO2 del orden de las 75 toneladas, ¡equivalente a retirar 14 automóviles de circulación! 

Además de estas ventajas evidentes, Gladys Rafaela Martínez subraya que su nueva cocina también le ahorra tiempo valioso. 

El éxito del proyecto piloto alentó la implementación de la iniciativa a nivel nacional. Por lo que se distribuirá desde 27 sucursales de la Fundación Paraguaya y alcanzará a 193 municipios paraguayos y a unos 86 000 clientes (87 % mujeres).

El apoyo técnico proporcionado por Econoler y DID a la Fundación Paraguaya permitió también a esta institución incorporar una política medioambiental interna e integrar un sistema de gestión de los riesgos ambientales que se aplica a todos los créditos concedidos. Esto le permite orientar mejor y organizar las acciones para mejorar su desempeño ambiental y ayudar, al mismo tiempo, a sus clientas y clientes a hacer frente mejor a las consecuencias del cambio climático.